El pavo real ha sido un símbolo importante en diversas culturas de la antigüedad.

En la mitología griega, el pavo real estaba asociado con la diosa Hera, quien lo consideraba sagrado y lo utilizaba como su animal de compañía.

En la India, el pavo real simbolizaba la belleza, la gracia y la inmortalidad.

En la cultura persa, el pavo real era un símbolo de la realeza y la inmortalidad.

En general, el pavo real ha sido considerado un símbolo de belleza, poder y renovación en las culturas de la Antigüedad y para nosotros ha sido inspiración y magia, teniendo como desenlace la creación de tres piezas ligadas en lino y seda.

Los colores del pavo real en los hilos de la tejeduría artesanal.

El pavo real como atributo de la diosa Hera tiene su origen en la mitología griega y se relaciona principalmente con la historia de Argos Panoptes. Según algunas versiones del mito, cuando Hermes mató a Argos, Hera, en su aflicción por la pérdida de su fiel guardián, decidió inmortalizar sus ojos colocándolos en la cola del pavo real como un símbolo de su eterna vigilancia y protección.

Esta asociación entre Hera y el pavo real también puede estar relacionada con la belleza y la majestuosidad del ave. En la mitología griega, Hera es venerada como la reina de los dioses y la protectora del matrimonio y la familia. El pavo real, con su impresionante plumaje y su elegante porte, simboliza la grandeza y la belleza, atributos que se asocian con la diosa Hera.

Además, el pavo real es un animal que se cree que puede predecir el clima, lo cual podría reflejar la capacidad de Hera para conocer y controlar los eventos naturales. En este sentido, el pavo real como atributo de Hera también podría representar su conexión con el mundo natural y su papel como diosa protectora.

En resumen, el pavo real se convirtió en un atributo de la diosa Hera principalmente debido a su asociación con la historia de Argos Panoptes y como un símbolo de su poder, belleza y conexión con la naturaleza.

La historia de Hera y Argos Panoptes tiene varias versiones interesantes que difieren en algunos detalles. Aquí te presento una síntesis detallada contrastando las versiones de Hesíodo, Ovidio y Luciano de Samósata:

Hesíodo: En la versión de Hesíodo, Hera, la esposa celosa de Zeus, sospecha que él tiene un romance con la ninfa Io. Para proteger a Io, Zeus la transforma en una vaca. Sin embargo, Hera no se deja engañar y envía a Argos Panoptes, un gigante con cien ojos, para vigilarla constantemente. Zeus, queriendo liberar a Io de la constante vigilancia, envía a su hijo Hermes para matar a Argos. Hermes, disfrazado de pastor, logra adormecer a Argos con su música y luego lo mata. Hera, en honor a su fiel guardián, inmortaliza sus ojos en el pavo real, un animal sagrado para ella.

Ovidio: En la versión de Ovidio, la historia se relata en el contexto del mito de Io, pero con algunos cambios. Aquí, Zeus transforma a Io en una vaca para protegerla de la ira de Hera. Hera, sospechando del engaño, envía a Argos Panoptes para vigilarla. Hermes es enviado por Zeus con la misión de rescatar a Io. Para lograrlo, Hermes utiliza su habilidad de narración para cautivar a Argos con historias largas y aburridas hasta que, cansado, cierra todos sus ojos. Entonces Hermes lo decapita, liberando así a Io. Hera, en su aflicción por la muerte de Argos, toma sus ojos y los coloca en la cola del pavo real.

Luciano de Samósata: Luciano, en su obra “Diálogos de los dioses”, ofrece una versión satírica y humorística de la historia. En este relato, los dioses se reúnen para discutir los eventos del Olimpo, y Hermes narra cómo engañó a Argos con sus historias aburridas. A pesar de ser una versión menos seria y más cómica, Luciano no altera significativamente los eventos principales de la historia.

En resumen, las versiones de Hesíodo, Ovidio y Luciano de Samósata presentan la misma trama básica: Hera envía a Argos Panoptes para vigilar a Io, y Hermes lo mata para liberar a la joven. Como homenaje a su leal servidor, Hera hizo que los mil ojos de Argos fuesen preservados para siempre en las plumas de la cola del pavo real.

Sus colores también tienen una simbología importante en diversas culturas.

En la antigüedad, el azul del cuello del pavo real se asociaba con el cielo y la divinidad, mientras que el verde de sus plumas simbolizaba la renovación y la fertilidad. El color dorado de sus plumas representaba la riqueza y la prosperidad.

En conjunto, los colores del pavo real se han interpretado como una combinación de cualidades divinas y terrenales, como la belleza, la sabiduría y la inmortalidad. Esta simbología ha perdurado a lo largo de los siglos y sigue siendo relevante en la actualidad.

Aunque de forma ordinaria y general, se hace del pavo real imagen de vanidad, es ante todo un símbolo solar, por el despliegue de su cola en forma de rueda, teniendo especial relevancia su significación simbólica en las diferentes religiones, tanto de Oriente como de Occidente.

En el Bardo Thodol o Libro de los muertos (antiguo texto del budismo tibetano que describe lo que encontraremos después de la muerte), es, además, símbolo de la belleza y del poder de transmutar, pues la belleza de su plumaje resulta de la transmutación espontánea de los venenos que absorbe al destruir las serpientes; es, por tanto, sin duda alguna, de un simbolismo de inmortalidad.

En la Tradición Cristiana, el pavo real simboliza también la rueda solar y por esta razón es signo de inmortalidad; su cola evoca el cielo estrellado. En la iconografía occidental se representa en ocasiones los pavos reales abrevando en el cáliz eucarístico. En Oriente Medio se representa a un lado y a otro del “árbol de la vida”, símbolos del alma incorruptible y de la dualidad psíquica del hombre.

En la Tradición Islámica, el pavo real es símbolo cósmico: cuando forma el abanico con su cola, figura el Universo, la luna llena o el Sol en el cénit. Una leyenda sufí, probablemente de origen persa, dice que Dios creó al Espíritu en forma de pavo real y le mostró su propia imagen en el espejo de la esencia divina. el pavo real fue presa de respetuoso tempor y dejó caer gotas de sudor de las que todos los demás seres fueron creados. El despliegue de la cola del pavo real simboliza el despliegue cósmico del Espíritu.

En las Tradiciones Esotéricas, el pavo real es símbolo de la totalidad, debido a que reúne todos los colores en el abanico de su cola abierta. Indica la identidad de la naturaleza del conjunto de las manifestaciones y su fragilidad, porque aparecen y desaparecen tan rápido, como el pavo real extiende y recoge su cola.

 El Tiraz no es sólo un taller de tejeduría artesanal, remembranza de uno de los oficios ancestrales de las primeras etapas del Hombre; El Tiraz es, además, alegoría de la riqueza cultural del Mediterráneo antiguo, vía de influencia, enriquecimiento, intercambio y conocimiento de aquellos pueblos nacidos en la cuenca mediterránea, es por ello que tanto la Historia como la Mitología, constituyen fuentes de inspiración esencial para nuestras creaciones.

 

Bibliografía consultada:

  • Esoterismo Islámico, Taurus, Madrid 1980
  • Homero: Ilíada
  • Hesíodo: Teogonía
  • Apolodoro: Biblioteca mitológica
  • Diálogo de los Dioses, Luciano de Samosata
  • Diccionario de los Símbolos, Jean Chevalier/ Alain Gheerbrant
¿Hablamos?
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido